Uzbekistán: El país de la sonrisa dorada

01

Entramos en Uzbekistán exhaustos y descansados a la vez… ya no teníamos que correr­­ más… Comienzan los encuentros con viajeros.

02

Las casas uzbekas esconden tras ellas grandes patios y sembrados familiares. La hospitalidad es diferente, pero sigue existiendo, sin problema nos dejaron poner las tiendas bajo la parra, pero no nos acompañaron tanto como en otros  países. Eso sí, parece que son curiosos, preguntan y se interesan por cualquier cosa que saquemos de las alforjas.

03

Al día siguiente, con mucha tranquilidad pedaleamos hacia Bukhara. El día fue caluroso, pero encontramos donde remojarnos y refugiarnos para comer y seguir experimentando lo que Zigor llama “María Connection”.

???????????????????????????????

Sin darnos cuenta estábamos en el centro de Bukhara y recorriendo sus calles, donde la arquitectura muestra que un día esta ciudad perteneció al Imperio Persa. No pudimos hacer mejor entrada, en nuestras mentes se grabó una imagen de tranquilidad, que aparecerá cada vez que escuchemos “Bukhara”. Llegamos a nuestro hotel, preparados para darnos una ducha, comer y dormir.

05

Paseos por la ciudad.

06

De compras por el bazar. Aquí hay que preguntar en diferentes puestos para saber cuál es el precio más cercano al real… si no, te puede pasar que compres…

???????????????????????????????

Otra tormenta de arena, no tan fuerte como la del desierto en Irán, envolvió las calles de una atmósfera especial.Hasta llegar a esta ciudad no nos dimos cuenta del número de personas que andaban viajando en bici. Muchos salieron de sus casas como nosotros, otros antes y otros después, y según cálculos de Guillaume, no menos de 14 ciclistas estuvimos en Bukhara al mismo tiempo. Nosotros no conocimos a todos, sí a Pete y Ale, que se casaron el 1 de septiembre, mientras nosotros andábamos subiendo el puerto de Gaucín… qué recuerdos… como dice Cristina, allí echando los higadillos, con nuestros amigos del “Campo de Gibraltar”, incluidos dos espontáneos, Tomás y Martín, que iban muy callaícos y escondidos en la barriga de la supermamá María… la familia Salado Navarro no tardaría en recibir la sorpresa… en unos meses serían familia numerosa. Pues a lo que iba, que se casaron y se fueron de luna de miel, y en ella siguen, se les conoce porque llevan escrito detrás en las bicis: “Just married”.

08

Y también conocimos a Guillain y Anna, una pareja de franceses, con los que compartimos una tarde de charla y la salida de Bukhara en bici.

09

La primera noticia al llegar a Bukhara fue que la frontera por la que queríamos pasar a Tayikistán estaba cerrada a los turistas y la que estaba abierta estaba en el sur. Por lo que si queríamos visitar Samarcanda, mítica ciudad de la ruta de la seda y una de las más antiguas del mundo aún habitadas, deberíamos o correr mucho o coger algún tren, porque teníamos 15 días de visa… ni una cosa ni otra nos apetecía, así que decidimos coger el camino más corto y disfrutar de él…

???????????????????????????????

El viento estaba más que a favor… ¡si te dabas la vuelta era casi imposible pedalear! Así que sin darnos cuenta y sin querer parar, por si desaparecía el viento, hicimos muchos kilómetros, pero llegó el momento de encontrar un sitio donde asentar los huesos, y las carnes, que todavía quedan. Después de un buen rato preguntando, seguir a uno, después a otro, terminamos con esta familia, que nos dieron una habitación totalmente para nosotros, sólo venían de vez en cuando para traernos comida. No se relacionaron mucho con nosotros, quizás por respeto, o porque es su forma de hospitalidad, pero siempre sonreían y eran muy agradables.

Compañeros del camino. A veces algún niño pedalea un rato junto a ti, nos cruzamos con gente trabajando, con Don Quijote y Sancho y a veces nos preguntamos: “¿será burro o burra?”

012

El algodón, junto con el oro, el uranio, el potasio y el gas natural, son las principales materias primas con las que se sustenta la economía de este país. Si los datos que hemos encontrado son ciertos, esta foto se convierte en una gran atrocidad, cuando sabemos que para hacer una camiseta de algodón, se necesitan 2.720 litros de agua, el equivalente a lo que una persona puede beber en tres años. Y para obtener 1 kg de algodón se requieren unos 5000 litros de agua, aunque debido a las filtraciones de los canales en Uzbekistán, los litros aumentan a 20000. Teniendo en cuenta que Uzbekistán, y otros países de Asia Central, tienen un clima semiárido, vamos, totalmente opuesto al clima que requiere este cultivo, uno se pregunta, a quién se le ha ocurrido implantar aquí este cultivo… Claro que esta zona tenía un gran recurso de agua, el Mar de Aral, una de las mayores fuentes de agua dulce del mundo. Pero de esto hace ya unos 60 años, pues teniendo en cuenta que sólo Uzbekistan consume unos 20km3 de agua al año, de unos 66.000 km2 de agua, rodeados de lagos más pequeños, pantanos y humedales, biológicamente diversos, han pasado a quedar más de 54000km2 de su fondo (un área más grande que toda Dinamarca) al descubierto, expuesto como pisos de barro seco, contaminado con sal y residuos de plaguicidas que se depositan en un radio de 350 km por las tormentas de polvo tóxico. Su desaparición es uno de los mayores desastres ecológicos de la historia moderna, y es totalmente hecho por el hombre.¿Cuántos kg puede llevar el camión? Abrid vuestro armario… ¿cuántos litros de agua hay en él?

???????????????????????????????

Esta vez… sólo mujeres y Zigor. La que está sentada de lado, delante de todas, tiene 94 años, y había que verla subirse al tapchan (esa plataforma elevada que se utiliza tanto en Asia Central, para comer, dormir o simplemente estar al exterior) y esa mirada y esa sonrisa que te invitan simplemente a observarla y sentirla.El único problemillas de Uzbekistan, es que como turista hay que registrarse cada 72 horas y esto se consigue pagando un hotel que te registre, porque no todos lo hacen, y te den un papelito que cuando pases por la frontera lo tendrás que entregar… o no… las informaciones de otros viajeros son confusas, unos tienen problemas, otros no, pero nosotros para prevenir, que dicen que es mejor que curar, tuvimos que hacer algunos kms más de los que pensábamos para encontrar un hotel en un pueblito pequeño, porque en la ciudad más grande, nos tuvieron más de 1 hora en busca de hoteles que después no existían… en fin, parece que por aquí prefieren darte cualquier respuesta antes de decirte que no saben o que en su ciudad no tienen hotel.

014

Y en el hotel seguimos con los encuentros. Otro francés viajando, éste en furgoneta, que tras la jubilación, en vez de ponerse a jugar a la petanca, se ha hecho el regalo de viajar a China durante unos cuantos meses.

???????????????????????????????

El agua en estos días calurosos se hace muy importante. Al principio bebimos de algunas fuentes sin filtrar, pero decidimos poner el filtro en la parte alta de la alforja para comenzar a utilizarlo… Aquí los WC son boquetes en el suelo, con unas tablas encima, y tenemos dudas si, literalamente, tanta mierda, puede llegar a contaminar el agua de los pozos y manantiales.

016-1

???????????????????????????????

Los niños en Uzbekistán, como en casi todos los países por los que hemos pasados, nos han inundado con su curiosidad, sus sonrisas, su hospitalidad, su alegría… Al que veis de pie, junto con otros dos sentados, lo encontramos en una zona desértica, pastoreando, se acercó a nosotros y comenzó a hablarnos en alemán y nosotros ni una palabra!

017

Kurut, una especie de yogur seco, le dan diferentes formas, es duro y sabe a queso. Si lo comes solo es bastante fuerte, pero mezclándolo con tomate o pepino, se come bien… aunque hay diferentes opiniones entre los ciclistas que hemos encontrado.

???????????????????????????????

Como decía mi abuela, “la hebra de Maria Moco, que se hizo un vestido y le sobró un poco”. Ya lo siento Marije, pero tu hijo no ha aprendido de ti mucho sobre costura, quizás no sea tarde, porque él pone empeño.

019

Reponiendo la despensa de frutas y verduras frescas

020

¿Esta claro?

???????????????????????????????

Comienza un cambio en el paisaje, hemos subido un poco alejándonos de las tierras más fértiles, y llegamos a montes pelados de caprichosas formas por la erosión

022

Otra familia con una casa de sueño… y un wáter con piedras en vez de papel o agua!

023

Chapan, abrigo típico uzbeko.

024

Pilaf o arroz típico de Uzbekistán… muy rico.

025

La carretera, aunque sube y baja, se disfruta de lo grande por los colores que la tierra arroja, el poco tráfico y la tranquilidad de las montañas.

???????????????????????????????

Nos encontramos con Sebastian, otro francés, que empezó en Irán con su bici y se dirige hacia Kirguistán, desde donde volverá a Toulouse, después de casi 3 meses de pedaleo, para recoger todas sus cosas y empezar un nuevo proyecto en Canadá. Con él intentamos buscar nuestro último hotel para registrarnos, pues ya nos tocaba, pero fue imposible. Uno ni siquiera tenía ducha común (por lo que nos dijeron pudimos confirmar algo que nos rondaba la cabeza y es que en Uzbekistan ducharse se considera un lujo innecesario) y la higiene de los servicio, comunes, ni la comentamos, y el otro estaba ocupado por un grupo de moteros que iban en expedición de Londres a Beijing, pasando por Lasha (lo que hoy significa que han pagado mucho mucho dinero). En fin, que decidimos arriesgarnos, o más bien no teníamos otra, y pasamos de Denau, la última ciudad antes de la frontera, para acampar en este magnífico césped… la luna salió enorme por el horizonte, recordándonos aquel encuentro entre la luna y el sol cuando volvíamos de Teheran con Mehdi y Moksen, el sol escondiéndose por la izquierda y la luna saliendo por la derecha… momentos mágicos.

027

Las condiciones en las que trabajan en los campos no las sabemos, hemos leído que hay mucha explotación, sobre todo en el momento de recoger el algodón, pero lo que hemos recibido de esta gente y en esta parte del camino, es alegría y dedicación a la tierra. Escuchas una voz saludándote, la buscas y a veces encuentras que viene de muy lejos, tan lejos que no le ves la cara, pero sí un brazo o dos moviéndose efusivamente y sabes, sin lugar a dudas, que está enseñando su sonrisa dorada… hombres y mujeres, cambian el color de todos sus dientes al colocarse fundas de oro, aunque no es oro todo lo que reluce.

028

Una familia energética y cariñosa, que a grito de “hurra”, nos llenó las alforjas de pepinos. El hombre, preocupado porque no tenemos hijos, tras pensar unos segundos, me ofreció llevarme a un señor con barba que me prepararía una pócima con la que me quedaría preñada!! Miraba la hora para ver si podría localizarlo, pero pudimos convencerlo de que no era necesario… Y todo sin una palabra de inglés.

029

Arreglando el primer pinchazo de Zigor en todo el viaje… no está mal. Hasta aquí pedaleamos con Sebastian, pero él continuó porque tenía que cruzar la frontera el mismo día.

???????????????????????????????

Nosotros teníamos la entrada a Tayikistán al día siguiente y nos quedaban muy pocos kilómetros, así que nos lo tomamos con mucha calma, con la suerte de que cuando comenzó una tormenta fuerte de viento, lluvia y granizo, estábamos en uno de esos tapchan bajo los soportales de una tienda. Y allí pasamos bastantes horas, hasta que decidimos salir en busca de un sitio para pasar la noche… otra casa nos despidió con su hospitalidad.

???????????????????????????????

En la frontera, donde nadie nos pidió los papelitos de los registros, volvimos a encontrarnos con Guillaume, con el que pedaleamos más de 60kms hasta Dushanbe por una carretera sin asfaltar y que en pocos minutos nos camufló a los tres y a las tres bicis, incluidas las alforjas, bajo una capa de polvo.

032

A la rica y sabrosa cereza… ummm.

???????????????????????????????

Llegamos a Dushanbe más “morenos” de lo normal. Y mientras esperábamos a Eric, nuestro WarmShower, nos hicimos amigos de los cambiadores de dinero, dos personas nos invitaron a dormir en sus casas y unas cuantas más nos dejaron usar sus teléfonos para contactar con Eric.

???????????????????????????????

Eric y Tiffani son una pareja de norteamericanos que vive en Dushanbe y que involucrados con la vida y movidos por el amor intentan poner su granito de arena para hacer un mundo mejor.Con ellos descansamos, charlamos, paseamos, comimos (ricas comidas que nos preparó Tiff),…Ah! Y ese cafelito por las mañanas, ese cafelito de verdad, del que coges los granos y los mueles y lo haces en la expreso… hoy pruebo este, mañana el otro… ummm!!

???????????????????????????????

Salimos hacia la Pamir con mucha energía y ganas de vivir casi un mes por las montañas, nos espera un poco de todo, pero estamos preparados…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: